Ediciones Tramar

TRES POEMAS DE: EL CALLEJÓN DE LA CIGARRA

ORDENADOR DE CITAS

 

En el ocaso del día una imagen estricta

Para ser feliz necesita ordenador de citas

No deja hacer nada el ruido de mosca

Sé que nada sé  la morada del ser es el lenguaje

Se levanta a orinar y de las lecturas repite

Mi futuro depende de cómo interprete dimensión

De los propósitos he de aplicar inteligencias del límite

Punzada en el vientre de vuelta al ordenador

Oye la canción de la cigarra cantada por Mercedes

Y observa el callejón de cielos abiertos colmado de gente

Opina que a los negocios vigentes las muertes se acercan

Dónde el amor que no acude en el ocaso el amor es eterno

Hasta que se acaba la tarde sola como un cero

Pienso uno tiene que amar lo que está cerca

Como aman los perros

 

AJADA CASI PERRA

 

Conoce la ciudad donde el amor no existe

Marcha después de vender biblias y guijarros

La ilícita credibilidad de su soledad entrañable

Cinco años habita esa ausencia de murallas

El amor no es la excusa acostumbrada de asesinos a sueldo

El sol cae lejos para no propagar el hambre

La risa en la cebolla y el pescado

Se habría quedado a vivir la inmensa soledad de la caricia

La llegada de tantos salmos y proverbios la hace huir

Ajada casi perra con diez sicarios a la espalda

Le recomiendan hamburguesas de Mc Donald y los tahúres el Sermón

Retorna a la ciudad de pobreza extrema y politiqueros

La reciben con kilos de coca para que sobreviva

La espera la gente la que soporta la muerte y la miseria

 

EL CALLEJÓN DE LA CIGARRA

 

Cigarra es el nombre que doy al amor y a la distancia

A las nostalgias de los parques y los barrios

Finge que juega a morir despacio

La ven mis silencios deslizarse cercana al sueño y a la tarde

Viste de cocuyo no la reconocen mis temores exactos

Maga al desayuno de huevos y tomate

Caminante sin otro oficio que cepillarse los dientes

Y afirmar que el tiempo existe no menos que la triada

Petulancia de la verdad y sus discursos

Gata o bruja o rendirse al feminismo prefiere ser

Harta de mi amor recorre el callejón

No sabe que yo y mis pasos son olvido

El amor ahora llega a la mirada

Mañana de cigarra y ausencia mutua

El callejón son tus pasos y mis pasos